Podríamos utilizar cookies y necesitar acceso a algunas de las configuraciones de su navegador. Haga clic en el siguiente botón si está de acuerdo con nuestros términos de protección de datos. No almacenamos ninguno de sus datos personales cuando usamos nuestro sitio web de manera regular.

    
Un silencio ensordecedor

Un silencio ensordecedor

Sobre la quietud expresiva del Papa Francisco
Twitter Facebook Gab Email Print     PDF 
 Traducido del inglés usando A.I.  


Argentina es un país hermoso. Espacioso. Vasto. Con la hermosa naturaleza, uno puede encontrar casi cualquier zona climática allí. La gente vive en una ciudad gigantesca llamada Buenos Aires (traducida: hermoso aire), o en las áreas regionales muy dispersas y de las cuales la llamada 'Pampa' con sus paisajes infinitamente amplios y aparentemente interminables incluso se convirtió en diccionarios de idiomas centroeuropeos.

Las personas usan la palabra pampa cuando intentan transmitir a alguien que uno ya no quiere tratar con una determinada persona. "¿Por qué no vas a la Pampa?", se oye a veces en las calles de París, Berlín y Madrid, y todo el mundo sabe lo que significa eso.

El hecho de que esta oración se aplique cada vez más en relación con el Papa Francisco en Roma todavía no es realmente comprendido por muchos en los medios tradicionales, y se explica a menudo con los motivos de algunos supuestos círculos llamados "conservadores de derecha" dentro de la Iglesia. ¿O acaso son radicales de derecha? ¿O incluso los antiguos nazis, a quién le había gustado esconderse en Argentina en el pasado, por cierto?

¿Cómo es posible que el Papa Francisco desee a algunos de los suyos en Roma, y ​​cada vez más también a personas completamente apolíticas que deben ir a la Pampa, y quiénes son estas personas que realmente se atreven a expresar algo así a un Papa que parece tan atractivo para muchos en el mundo?

Vamos a intentar explicar el asunto y comencemos en abril de 2016.

A principios de ese mes, un documento del vaticano llamado 'Amoris laetitia', creado y suscrito por el propio Papa Francisco, se publica al público poco después de un sínodo familiar en Roma. En este documento , el Papa intenta atraer la atención de los católicos más a las complejas situaciones de la vida individual y las muchas facetas de las relaciones interhumanas, que a las rígidas adherencias a los principios morales y éticos. a lo cual, de acuerdo con no pocos líderes espirituales católicos, los creyentes debían someterse con fuerza bruta sin importar en qué circunstancias de la vida fueran.

La carta fue recibida inicialmente muy positivamente dentro del mundo católico. Pero pronto los primeros cardenales comienzan a expresar sus dudas sobre el documento del Papa, principalmente debido a la interacción entre algunos pasajes de texto y es muchas notas al pie. Especialmente el texto numero 305 con la nota al pie 351 lo tiene en sí mismo, y que afirma:

...es posible que, en medio de una situación objetiva de pecado — que no sea subjetivamente culpable o que no lo sea de modo pleno — se pueda vivir en gracia de Dios, se pueda amar, y también se pueda crecer en la vida de la gracia y la caridad, recibiendo para ello la ayuda de la Iglesia

Según el Papa, la eucaristía y la confesión podrían ser de "ayuda" en este sentido.

En septiembre de 2016, cuatro cardenales de alto rango enviaron una carta amistosa al Papa expresando sus dudas, una llamada dubia, sobre la corrección de algunos de los pasajes y notas a la luz de la Doctrina de la Fe Católica. Unos meses después, 45 intelectuales se unieron a los Cardenales en una carta pública.

Curiosamente, el Papa Francisco se mantuvo obstinado en prestar atención a estas solicitudes desde entonces. En vista de su actitud exterior, tan amplia y tan liberal, uno podría haber asumido que se sentaría con los cuatro cardenales de Dubia en una barbacoa argentina (llamada Asado) en los jardines del Vaticano, quizás bebiendo su té Mate, y en un camino tranquilo y encantadoramente argentino inclinando su oído a los cuatro cardenales y sus dudas no completamente injustificadas.

Pero pasa nada. De lo contrario. El Papa Francisco reacciona irritado y nervioso si le preguntan acerca de la dubia del Cardenal.

El ex Papa Benedicto tuvo al menos unos pocos meses después de su elección en 2005 que invitó a su oponente suizo, Hans Küng, al Vaticano a intercambiar ideas.

El Papa Francesco, sin embargo, prefiere hablar con George Soros mientras tanto, en lugar de prestar atención a la pregunta del cardenal. El hecho de que la carta del cardenal de Dubia termine pronto en la prensa es comprensible en vista de esta débil respuesta de liderazgo del Papa, y quien deliberadamente puso a los cuatro cardenales en aproximadamente el mismo nivel que el oxígeno del aire.

Después de un año sin ninguna acción reconocible del Papa con respecto a la carta de dubia, tres de los cuatro cardenales enviados originalmente otra carta al Papa Francisco a fines de abril de 2017, esta vez describiendo en detalle que no ha pasado nada durante más de un año y que un amigo invitó al Papa a conversar con los Cardenales una vez otra vez.

El hecho de que esta segunda carta también apareciera en algunas plataformas de noticias web a mediados de junio de 2017 y, por lo tanto, unas semanas después de su creación puede tener dos razones:

a) fue el Papa Francisco el que se molestó tanto con la carta que la transmitió a la prensa o, más probablemente,

b) los Cardenales, en su desesperanza por el hecho de que el Papa ignorara aún más esta segunda carta, tuvieron que ir tan lejos para filtrar su documento a la prensa.

Otra tranquilidad del Papa Francisco se descubrió a partir de mediados de 2018, por cierto. Los medios informan que durante el tiempo de Bergoglio como obispo de Buenos Aires, Argentina, el Papa había apoyado los informes católicos oficiales sobre escándalos de abuso sexual que retrataron a las víctimas de estos abusos por sacerdotes católicos como perpetradores. Ante tales hallazgos, el Papa responde y afirma que estas acusaciones serían iguales a los "falsos acusadores" en los Evangelios. Cuando aún más indignación mundial e informes de los medios de comunicación siguen, la respuesta del Papa es un silencio ensordecedor que, en este caso, incluso apesta al cielo alto.

Tal vez los Cardenales deberían haber escrito en su segunda carta al Papa Francisco ya en aquel entonces que se prepara una barbacoa argentina de Asado en el jardín del Vaticano, que ya se ha sacrificado un cordero, que se ha llevado el mejor té de Mate para una reunión con él, y que un grupo de música había sido contratado para cantar la siguiente canción de John Denver después de la conversación en llamas con el Papa Francis (por cierto, con saludos desde la costa este de los EE. UU.), antes de su vuelo de regreso a Argentina. - un país que en el pasado siempre había estado bastante dispuesto a albergar a uno u otro ex líder nacional-socialista - está programado:




Por cierto, el 21 de agosto de 2018 se presentó al presidente de los Estados Unidos con esta canción cuando visitaba West Virginia para un mitin político. Las primeras palabras del presidente al dirigirse a la multitud fueron:

Muchas gracias, wow, wow, eso es tan hermoso, gracias, qué gran canción, también, por cierto. ¿Nos gusta esa canción? Creo que sí. Creo que sí. Me gustaría usarlo todo el tiempo, pero solo parece funcionar bien en West Virginia, ¿verdad?













 
de Martin D., un periodista de investigación independiente y acreditado de Europa. Tiene un MBA de una Universidad de EE.UU. y una Licenciatura en Sistemas de Información, trabajó como consultor de estrategia en EE.UU. y la UE, y actualmente está escribiendo un libro sobre la historia de los principales medios de comunicación.

Email Twitter Gab Facebook Print


Para obtener consejos e información confidencial: envíenos su mensaje completamente encriptado a news@sun24.news utilizando nuestra clave pública de encriptación PGP (herramienta en línea aquí).







Califica este artículo
    
Gracias !
o deja un comentario
Enviar